Últimos Titulares:

Estamos apañados

octubre 7, 2016 7 Columnas, La Lola se va a los puertos, Lo Ultimo No hay comentarios

No sé si sabes que tenemos una Cámara de Comercio Hispano-Griega. Lleva unos cuantos años de andadura y la jefa es miembro (o miembra) desde prácticamente su inicio. Se dedican a facilitar las cosas a los empresarios que tienen intereses en nuestro país, y a ayudar a los compatriotas que quieren establecerse en Grecia. Además, organizan periódicamente eventos de lo más interesantes, que pueden ir desde charlas con personas destacadas de la vida empresarial griega, pasando por visitas culturales, hasta catas de vino.

La Lola

La Lola

La jefa anda de cabeza con el tema del centro cultural, y esta semana decidió delegar en mí la asistencia a uno de estos eventos. El tema: “El plan de Nueva Democracia para ayudar a que la economía griega vuelva a crecer”. El invitado de honor: Kostís Hatzidakis, Vice-presidente de Nueva Democracia.

No te voy a decir que la idea me volviera loca. Desde que la jefa me mandó a mi primera “misión”, que luego se convirtió en el primer artículo de esta columna, no me fió mucho de sus “delegaciones”. Pero bueno, al menos, ahora ya llevo un par de años de rodaje y no estoy tan perdida en estos berenjenales.

Así que allí que me fui. La cita era en un céntrico hotel de la capital. La charla sería a continuación de una “comida de negocios” y esto ya me animaba un poco, porque me consta que los de la Cámara se lo montan muy bien cuando se ponen a organizar. Y la cosa no me decepcionó. Al menos no la comida.

Supongo que sabes, pero si no lo sabes, ya te lo cuento yo, que Nueva Democracia es un partido político conservador. Durante los últimos cuarenta años, se han turnado en el gobierno de este país con el partido socialista, “Pasok”, y las “destrezas” políticas de ambos partidos han llevado al país a donde se encontraba hace un año y pico, o sea, a estar a un “tris” de abandonar el Euro (el famoso “Grexit”), a aplicar unos recortes salvajes (sobre todo en educación y sanidad) y a estar bajo un régimen de control de capitales que todavía perdura.

Cuando Syriza ganó las últimas elecciones la gente pensó que quizá las cosas cambiarían. Sobre todo en ese momento álgido del referéndum del Si o el No a las medidas de la Unión Europea, que tan sobradamente ganó Tsipras. Pero en seguida toda la euforia se convirtió en algo así como un “coitus interruptus”. Se recibió el tercer rescate, sí, pero las medidas no se suavizaron y la situación del país siguió sin mejorar.

Te cuento esto porque, tal como está el patio, entra dentro de lo probable que en unas nuevas elecciones pueda volver al poder Nueva Democracia, o sea , que la charla que iba a presenciar la iba a dar el que potencialmente podría convertirse en Vice-presidente del próximo gobierno griego.

Pues estamos apañados.

Vale que la charla fue en inglés y el buen señor ya nos avisó que no era su fuerte, que en sus intervenciones en el parlamento europeo (fué Ministro en el último gobierno de ND), prefería el francés. Vale que igual tendríamos que dejarnos llevar menos por las dotes comunicativas de los políticos y exigirles menos labia y más curro. Vale que no tengo yo datos suficientes para juzgar la profesionalidad de este señor en el ejercicio de su trabajo. Pero desde luego, como dependan de él para ganar las elecciones lo llevan crudo.

Nos habló de “su plan”: bajar impuestos, recortar el gasto público y regenerar el empleo. Hasta ahí genial. Pero no nos dijo cómo pensaban hacerlo. “Estamos trabajando en ello”, hubiera dicho si hubiera sido Aznar. A alguna de las preguntas más concretas de los asistentes sobre el tema, contestó que lo contarían antes de las elecciones. Pues muy bien.

Terminó la comida y la gente se fue marchando, momento que yo aproveché para subirme a la terraza del hotel y reflexionar sobre lo escuchado, mientras me tomaba un café contemplando la impresionante vista de la Acrópolis.

No sé, me decía a mi misma: igual cuela. Mira si no el ejemplo de España: el presidente no dice nada, no tiene plan concreto, han demostrado sobradamente que ni el paro mejora, ni bajan los impuestos, ni se recorta el gasto público, pero ahí siguen, sumando más votos cada vez que hay elecciones. La izquierda no necesita enemigos porque como ha pasado históricamente, ya se devoran unos a otros.

La gente está perdiendo la fe en la democracia y ya ni va a votar. Y no me refiero ya a votar en tres elecciones en un año, que desde luego puede resultar cansino, sino a votar a lo que sea. Como ejemplo, lo que ha pasado con los referéndums de Reino Unido y de Colombia: abstenciones descomunales y resultados inesperados. Y espérate, que en un mes votan los estadounidenses. Miedo me da.

Total, que con semejantes reflexiones mientras la vista se me perdía en el Partenón intentado que el arte de Fidias me apartara de pensamientos tan descorazonares, llegué a una conclusión: Jefa: La próxima vez me mandas a una cata de vino. Que vamos a necesitar mucho.

Te dejo el link de la Cámara de Comercio, para que te informes de lo que hacen:
http://www.hellenicspanishchamber.gr

Lola Larreina para AtenasDigital.com

Comenta este articulo:







Suscríbete a nuestro Boletín semanal

Síguenos

Suscríbete a AtenasDigital post a post

Cada vez que publiquemos algo, recibirás el artículo en tu buzón de correo.

Únete a otros 5.076 suscriptores

Publicidad

Ultimos comentarios

Publicidad