Últimos Titulares:

Síndrome post-electoral

enero 30, 2015 7 Columnas, La Lola se va a los puertos, Lo Ultimo 1 comentario

Aquí Atenas, centro del mundo, o al menos de Europa. Syriza ha ganado las elecciones con una amplia mayoría y, en contra de lo que muchos vaticinaban días antes, no se han abierto los cielos ni el fuego divino ha calcinado el Partenón.

La Lola

La Lola

Aunque no te creas, que un poco de canguelo generalizado sí que se dio cuando, el primer día tras las elecciones, se estrellaba en Madrid un F16 griego, caía una aguacero de mírame y no me toques y se moría Demis Russos. Empieza el apocalipsis heleno, debieron pensar algunos.

La culpa, claro, la tenía Tsipras, por jurar su cargo sin presencia del Arzobispo. Y sin corbata. ¿A quién se le ocurre?. Claro, que puestos a romper tradiciones, la palma se la llevó el primer ministro saliente, que no se dignó a recibir al ganador ni a estar presente en el traspaso de poderes. Eso sí, él se negó con corbata, demostrando, de paso, que la prenda no da la integridad.

La jefa ha estado de entrevista en entrevista en plan diva residente. A mí intentó pasarme una con una emisora de radio española, pero cuando me enteré de la que era, le dije que lo sentía en el alma, pero que tenía hora para darme las mechas. Lo reconozco: no soy una periodista objetiva. Bueno vale, ni siquiera soy una periodista, pero yo a éstos me los conozco y no me fío un pelo.

La entrevista la hizo al final el autor del blog amigo “Españoles en Tesalónica” (en Facebook) , y cuando la escuché, me alegré mucho de no haber sido yo la que estaba al otro lado del hilo telefónico, porque yo no hubiera sido capaz de contestar con tanta medida y tan elegantemente a las preguntas de la periodista de la radio que -no me preguntes por qué- más les gusta a los taxistas de Madrid.

Empieza la colega: “Bueno, quizá hay que contarles a los españoles que Grecia se aparta un poquito de la imagen de país europeo que tenemos en la mente, en el sentido de que es cierto que el arte clásico y los restos de la antigüedad están aquí, pero el resto del país está muy cercano a Turquía, ¿verdad?”. “A ver, bonita -hubiera sido mi contestación- si tenemos que ceñirnos a una cuestión geosocial te diré -porque igual ni lo sabes- que Grecia no es que se encuentre muy cercano a Turquía, es que comparte frontera con Turquía y que durante 400 años de ocupación otomana, fue, de hecho, Turquía. Pero si lo que pretendes de verdad es contarle a los españoles que Grecia no merece estar en Europa, vas de culo (con perdón) si piensas que te voy a ayudar”. O sea, tendenciosos no, lo siguiente. No te voy a contar la entrevista entera porque sería un no acabar.

¿Y qué me dices de la portada del lunes de un periódico nacional (nacional de España, se entiende): “Desgrecia”, titulaban. ¡Qué dicharacheros ellos, oye!. Hacer tan sutil juego de palabras con la opinión de la mayoría del pueblo griego. ¿Le parecerá bonito a su director, el señor Marhuenda? (o entrando al trapo de su chistosidad: Sr. Margüenza).

Y es que hay que ver cómo están los medios españoles -y no españoles- con el nuevo gobierno griego. Con lupa están mirando cada movimiento. Que no me parece mal, que conste. Que es lo suyo. Y además, a AtenasDigital.com nos están haciendo muchísima publicidad con tanta entrevista. Pero “un poquito de por favor”, señores, que me parece a mí que están un poco obsesionados buscando los tres pies al gato de Tsipras.

Que se les llena la boca en todas las tertulias, y en todos los mítines, con la cantinela de que Grecia no es España. Menuda obviedad. Ni Rajoy es Pericles, no te fastidia. ¿Ya estamos metiendo miedo?. ¡Que todavía queda un trecho para las elecciones!.

Dejemos respirar un poco a los griegos y a su libre elección. ¿Que gana un partido de izquierda radical y lo primero que hace es pactar con un partido de derecha radical?, pues ya veremos que sale de eso. Como decía una amiga mía: “Vamos a ver qué hacen. Ellos inventaron la democracia, a lo mejor están inventando algo nuevo”.

¿Que no hay ninguna mujer entre los 10 ministros? Vale, a mí tampoco me gusta, pero lo que me da pena es que sólo haya 69 diputadas de 300 (44 de ellas de Syriza), o sea, que quede tan patente que a las griegas todavía le queda mucho por conquistar, incluso dentro de sus propios partidos (ya ni te cuento dentro de sus propias casas). Y una acotación: en el gobierno anterior sólo hubo una mujer ministro, y eran 18. Está claro que los griegos inventaron la democracia, pero no el feminismo.

Pero hay mucha gente (mucha: el 36% de los votantes) que está viviendo estos días con la ilusión de un mañana más amable. No nos empeñemos en desmenuzarles la esperanza a la primera de cambio, que probablemente de eso ya se encargará la realidad económica, las instituciones europeas e incluso el propio gobierno (y nada me gustaría más que tener que comerme mis palabras).

Y os dejo, que la jefa vuelve a salir en Espejo Público en Antena3 en una horita, (esta vez en directo), y quiere que le haga “el estilismo”. Ya ves: lo mismo vale una para un roto que para un descosido, que diría mi madre.

Buen finde, y a ver si la próxima semana no hablamos del gobierno.

Hay 1 comentario en esta entrada:

  1. Martin Petracca dice:

    Buenos días, mi nombre es Martin, te hablo desde Rosario, Provincia de Santa fe, Argentina. Sin animo de andar buscando igualdades a la fuerza en los colores de las banderas ni en el rumbo político que ha decidido el pueblo griego, estoy muy contento con ese cambio de rumbo (y de los colores de las banderas je je). Es más, una amigo ya se va para esas tierras a ver la revolución griega, si se me permite. Es que iba a ir a Croacia de paseo y los acontecimientos le cambiaron el aeropuerto, y me alegro por eso, hay que militar las ideas en todo el mundo.
    Con respecto a los que comentas en tu nota, de la injerencia de «periodistas» o mejor dicho operadores periodistas, en los acontecimientos griegos, les recomiendo que se vayan blindando, porque además de la prensa local opositora, vana tener a toda la prensa «clásica» europea, como que consideran a la UE como un solo país y se meten donde se les da la gana, sin pudor ni derecho. Eso es el aviso, si Grecia tiene éxito en su canje de deuda y crecimiento, como tuvo la Argentina y gran parte de América Latina, van a empezar a apretar mas y a «golpear blandamente» las instituciones y al gobierno, todo dependerá de la sociedad griega y su estado de conciencia de los hechos y la verdadera realidad.
    Recomiendo leer http://la-escoba.blogspot.com.ar/ sobre las injerencias de la CIA, complicidad con políticos y grupos económicos locales dentro de Argentina. Nos es mala onda (o vibra), es la dura realidad a la que a veces escapamos para no sentirnos que estamos rodeados.

    Saludos.

    Martin.

Comenta este articulo:







Suscríbete a nuestro Boletín semanal

Síguenos

Suscríbete a AtenasDigital post a post

Cada vez que publiquemos algo, recibirás el artículo en tu buzón de correo.

Únete a otros 5.076 suscriptores

Publicidad

Ultimos comentarios

Publicidad