Últimos Titulares:

Black…

noviembre 25, 2016 7 Columnas, La Lola se va a los puertos, Lo Ultimo No hay comentarios

Que no… que no te voy a hablar del Black friday, que ya te conté todo lo que necesitabas saber el año pasado por estas fechas. Y si entonces no te habías convertido en fiel seguidor@, pues busca el artículo que escribí, y que se llamaba así “black friday”, que ahí te lo explico todo. Hoy te voy a hablar de otros “black”. El primero, el “mirror”. Es una serie que se llama así: Black Mirror, y que debe su nombre a la pantalla, fría, y de ese color, que tiene un televisor, un ordenador, un teléfono móvil. No veas qué paranoia.

La Lola

La Lola

No es nueva. La primera temporada es de 2012, pero yo la he descubierto ahora, que con el tema de Netflix me estoy poniendo morada de series. Vamos, que no veo otra cosa. Entre que ver la televisión española me da una perecita que no puedo (¿quién quiere seguir la actualidad política española pudiendo librarse?… yo, desde luego no, o al menos no de manera “animada”. con leerla ya tengo bastante), y que ponerse a ver la tele griega no es plan, me he (nos, que mi santo me acompaña en esto) rendido al tema series y me están saliendo unas ojeras importantes, porque a ver quien es el listo que se queda sin saber qué pasa en el próximo capítulo teniéndolo ahí, a un click y por el mismo precio.

Pero lo que te cuento, la serie ésta… se califica de “ciencia ficción”, y lo es… aunque no tanto. Porque en cada historia (cada capítulo es independiente, como una mini-película, que no tiene relación con los otros), ves que la cosa está exagerada, pero que, con esta tendencia que tenemos los humanos a complicarnos la vida, tampoco te parece que no podamos llegar a ello.

Todo gira en torno a las nuevas tecnologías. A la exposición que se tiene hoy en día debido a internet, y a hasta qué punto estamos vendidos debido a la tecnificación en la que vivimos. Eso sí, todo con mucha imaginación, a veces con mucho miedito de por medio y otras veces con un punto de humor… black.

Te cuento de que va el primer capítulo, para que me entiendas. En un hipotético Reino Unido, una princesa de la casa real, muy querida por el pueblo, es secuestrada. El primer ministro recibe una grabación (Y con él medio mundo, porque lo suben a internet) en la que le muestran a la princesa secuestrada y a la que le hacen leer un comunicado en el que dice que su captor la ejecutará si no se cumple la exigencia del secuestrador que no es ni más ni menos que la siguiente: El primer ministro tendrá que, en directo, en emisión abierta en el canal público del país y sin ningún tipo de truco ni subterfugio… tener sexo con una cerda. ¿A que no te lo esperabas?.

No te cuento más, porque igual vas a querer verlo, pero ya sólo con lo que te he contado, echa a volar tu imaginación. Todos tenemos un primer ministro, presidente, etc, etc… menuda situacioncita. Porque aunque intentan mantenerlo controlado, la red es lo que tiene, que se te va de las manos…

Ahí te lo dejo, que si te cuento más te fastidio. Si quieres, la ves, y si no, te puedes enganchar a cualquier otra noticia que te llame la atención y seguirle la pista por las redes, que entre twitter, Facebook y la llamada “prensa seria”, ya tienes para montarte tu serie tú solita, entre comentarios, desmentidos y teorías conspiranoicas.

Pero siguiendo con “mi” black, cambio de tercio, y, espero que no se me considere “políticamente incorrecta”, si ahora me pongo a hablar de Obama.

Ya sabes que estuvo de visita por aquí, y aparte las revueltas que provocaron algunos grupos anarquistas y de extrema izquierda, su paso por Grecia dejó imágenes para la historia, y sobre todo una idea, plasmada en su discurso: la palabra más importante no es Presidente, ni líder, ni mandatario. La palabra más importante es ciudadano. Qué bonito.

Mira que no soy yo una entusiasta del “sueño americano” (o debería decir “sueño estadounidense, para ser coherente con mi último artículo), pero yo a este hombre le voy a echar de menos. Aparte de no haberse metido en mayores problemas, no haber habido escándalos, y tener una mujer que es para hacerle la ola, es que hay que reconocer que el carisma que tiene no va a ser fácilmente superable.

Ayer me tragué enterita -vía internet- la ceremonia de entrega de los premios “Freedom”, que era los últimos que daba él. Son unos premios que otorga a personalidades destacadas. Todos civiles. Junto a Bill Gates y a un puñado de científicos, periodistas y profesionales que conocía poco, estaban Michael Jordan, Kareem Abdul Jabbar, Robert de Niro, Robert Redford (qué mayor y qué “plastificado” está el hombre, con lo que él ha sido) Tom Hanks, Ellen Degeneres, Diana Ross y Bruce Sprinsgteen. Viéndole, presentándolos a todos durante casi una hora, sin un papel delante, con frases tan afortunadas como la que le dedicó a Springsteen “yo soy el presidente, pero él es “el Jefe”, dándoles sentidos abrazos antes o después de ponerles la medalla, me decía a mí misma: “ese es un mandatario del que sentirse orgulloso, o al menos, del que sentirse cercano”.

Igualito que los nuestros, vamos. O igualito al “de ellos”que está por venir… Pero mejor me callo. Mejor me dedico a ver las ofertas del “black friday”, porque me acaba de venir una imagen que me ha mezclado al presidente entrante con el capítulo que te he contado de “Black mirror” y se me ha puesto mal cuerpo.

Lola Larreina para AtenasDigital.com

Comenta este articulo:







Suscríbete a nuestro Boletín semanal

Síguenos

Suscríbete a AtenasDigital post a post

Cada vez que publiquemos algo, recibirás el artículo en tu buzón de correo.

Únete a otros 5.074 suscriptores

Publicidad

Ultimos comentarios

Publicidad